domingo, 12 de septiembre de 2010

CLASE Nº 22: EL REINO ELEMENTAL

Los Seres de los Elementos fueron creados para servir a la humanidad a través de sus propios elementos en particular:

- Las salamandras a través del fuego

- Las ondinas a través del agua

- Los silfos y las hadas a través del aire

- Los gnomos a través de la tierra.

Mediante los esfuerzos y uso de sus vidas estos seres nos suministran las vestiduras de carne que nos ponemos, el agua que tomamos, la comida que tan abundantemente se nos suministra, el aire que respiramos, y TODO lo que es requerido para sostenernos en la Tierra. El Plan Divino de Vida tiene previsto que al hombre se le sirva con Amor y que, en retorno, el hombre vierta Amor, Gratitud y Bendiciones de vuelta a sus sirvientes. En los pensamientos y sentimientos propios de la humanidad se encuentran las causas de todas las expresiones destructivas de estos Elementales:

- Tornados

- Huracanes

- Maremotos

- Terremotos

Que no son más que esfuerzos de los Seres de los Elementos por deshacerse de la impureza y la discordia que el hombre ha impuesto sobre ellos durante millones de años.

Los desperdicios que son continuamente vertidos en la Tierra y en las aguas, y la energía impura que se tira al aire ha causado una presión de creación humana no sólo sobre el hombre en sí, sino también sobre el Reino Elemental.

Los Elementales han expresado bien y constantemente la Voluntad de Dios, pero en vista de que su propia naturaleza consiste en reflejar lo que ven y sienten, muchas de las condiciones catastróficas que se han exteriorizado desde la “caída del hombre” no se han debido a los naturalmente obedientes elementales. Más bien, se deben al hombre-ante quien los elementales han tomado el “voto de obediencia”-, ya que el hombre es la conciencia inteligente más elevada sobre la Tierra. De allí que los elementales reflejen el caos y la confusión de la humanidad. A menos que establezcamos conscientemente la armonía entre el Reino Elemental y la humanidad, ni aún los Directores de las Fuerzas de los Elementos podrán proteger a la humanidad de los elementales atormentados y resentidos.

Nuestros vehículos físicos están compuestos de incontables elementales pequeños que han renunciado a la alegría, la liberación y la belleza de su esfera natural para sostener nuestra estructura física durante incontables centurias.

Debemos dejar de condenar a los órganos, músculos, nervios y células de nuestro cuerpo que temporalmente parecen haber dejado de funcionar a la perfección ya que la culpa de ello es de nuestra personalidad y no de esos pequeños elementales que no hacen más que simplemente reflejar nuestros pensamientos, sentimientos, palabras y acciones. La redención de estos elementales sólo puede venir a través de nuestros propios esfuerzos auto-conscientes de liberarlos a punta de amor.

Los elementales aprenden y evolucionan a través de la imitación y la obediencia controlada. Crecen para convertirse en Devas y Constructores de la Forma, en los Grandes Espíritus que controlan las montañas y las sostienen en su Patrón Divino. Ellos evolucionan en Grandes Elohim, creando Planetas y Sistemas y pueden convertirse en Guardianes Silenciosos de un universo o galaxia.

A la evolución humana le concierne la creación de la forma, a los elementales les concierne solamente las preferencias del cuerpo mental por medio de las cuales es cortado de la Sustancia Universal un diseño particular, correspondiente a una idea y luego a través de la acción del mundo de sentimientos, dicha forma será energizada, dándole vida y bajándola dentro del plano tridimensional.

La conciencia de los elementales consiste en convertirse en esa forma, en sacrificar Su Felicidad y Su Alegría y entrar dentro del patrón de pensamiento del hombre que evoluciona, dándole forma a esa idea por medio de Su propia Vida.

La conciencia de los ángeles consiste en traer la radiación a través de la forma, dándole Su Vida, dirigiéndola y llenando el Universo con Sus bendiciones.

Si paráramos un elemental, un hombre y un ángel frente a un cáliz, aparecería ante cada conciencia de la siguiente manera:

- El elemental vería a todos sus pequeños amigos dentro del vidrio que constituye dicha forma-sus caras brillantes, sus cuerpos diminutos, sosteniendo el contorno de la copa y la base.

- El hombre vería el vidrio, juzgaría su valor y quizás se preguntaría si es cristal o no.

- El ángel vería el Poder del Fuego Sagrado, atraído por el amado Director de ustedes a la copa, fluyendo a través de ella.

Las actividades de los tres Reinos son necesarias para tener una manifestación perfecta en el mundo de la forma.

De ahí la importancia de que la humanidad cese de crear formas de pensamiento que los elementales están forzados a llenar con sus propios cuerpos ligeros y las cuales son una distorsión de la Vida, aprisionándolos algunas veces durante centurias en vórtices malignos que nos harían desmayar si los pudiéramos ver con la Visión Interna.

Al entrar en una gran ciudad se ve la vida elemental aprisionada, la cual en obediencia al decreto de un ser humano, está sufriendo encarcelamiento en estos vórtices de lujuria, cólera, odio y resentimiento.

El conocimiento y control de los Cuatro Elementos y sus habitantes es parte del entrenamiento del chela. El estudiante de Verdad debería conocer los buenos usos que se le pueden dar a estos elementos y sus habitantes (v.g. elementales), así como también la distorsión de sus expresiones mediante la calificación incorrecta por parte de la humanidad.

El Elemento Fuego es el más importante de los cuatro, ya que es una expresión del Fuego Sagrado-del cual proceden tanto la Llama Violeta como todas las otras Llamas. Una de las actividades constructivas del Fuego Sagrado en el plano físico es la purificación de la basura y de los cuerpos humanos mediante la incineración, lo cual permite a los elementos regresar al Sol para ser repolarizados. La actividad destructiva de este elemento salta a la vista en los incendios de edificios y bosques, así como también en las tormentas eléctricas y en el uso de las armas de fuego, bombas, etc

El Elemento Aire también es muy importante para el mantenimiento de la vida en el plano físico, ya que sin aire la gente no puede vivir del todo. Mediante el control consciente del aliento, no sólo puede armonizarse a los propios cuerpos, haciéndolos mejores Templos del Dios Viviente “YO SOY”, sino que también puede purificarse el propio entorno. La actividad beneficiosa de este elemento se nota en las cálidas y refrescantes brisas doquiera que se requiera de éstas. Igualmente, constituye el medio de impulsar botes y veleros en los océanos y ríos, así como a los aviones. Su actividad destructiva puede verse en los ciclones y tormentas.

El Elemento Agua está relacionado al cuerpo emocional, y la purificación de este cuerpo. En el plano físico, el elemento agua es un gran agente limpiador, y también es uno de los factores claves en el equilibrio de las condiciones atmosféricas y producción de cosechas. Su actividad destructiva puede observarse en las inundaciones, sequías y naufragios en el mar en los que perecen hombres y animales. El Maestro Jesús demostró que se podía controlar este elemento (así como todos los demás), cuando aquietó las aguas turbulentas en el mar de Galilea.

El Elemento Tierra es vital para la producción de alimentos, de manera que la humanidad pueda construir cuerpos perfectos que serán los puestos de avanzada sobre la tierra para las Actividades Cósmicas y Espirituales. Vemos su acción beneficiosa en los bellos paisajes, en los pájaros, las flores; en los bellos minerales, y, por supuesto, en la producción de cosechas. Su acción destructiva puede verse en los derrumbes, volcanes y terremotos.

La purificación diaria de los Elementos y el cultivo de la amistad de los Elementales es un prerrequisito del chela.

Si el hombre estuviera agradecido por los servicios de los elementos en su cuerpo, no habría enfermedades del cuerpo. No podría haber enfermedades de la mente ni de las emociones si el individuo estuviera agradecido por la Inteligencia Divina y por la sustancia de Sentimiento que el Creador Cósmico le prestó.

Los Elementos Fuego, Aire, Agua y Tierra fueron inicialmente cargados por la Deidad para ser obedientes a la voluntad del hombre, y Ellos conforman los únicos conductores que transportan el sonido, el pensamiento, el sentimiento y aún la materia misma desde un lugar a otro. Los Elementos son los mensajeros que conectan y correlacionan un Universo en particular con respecto a todos Sus Reinos.

Si dos individuos estuvieran separados por un vacío desde el cual los Cuatro Elementos hubieran sido retirados, esos individuos no podrían verse entre sí, escucharse entre sí, sentirse entre sí, ni saber por medio externo o interno alguno de la presencia del otro; pero mediante la misma Ley que ha provisto los Elementos como un medio de contacto con los miembros necesarios de esta evolución, también encontrarán que el libre albedrío humano destructivo puede así mismo ordenarles ser los transmisores inconscientes de pestilencia, enfermedad y aflicción.

El Elemento Fuego

El Fuego Sagrado presta dos servicios:

1) Se manifiesta como forma constructiva en cualquier esfera (incluyendo el mundo de las apariencias físicas).

2) Se manifiesta como el poder de eterealización de la forma al haber culminado la utilidad de dicha forma.

Las salamandras son una gran ayuda para los Directores del Reino del Fuego. Muchas de estas salamandras son tan grandes cono el edificio Empire State (en New York), mientras que otras son tan pequeñas como la cabeza de un alfiler.

Sirven constantemente bajo la dirección de sus líderes para disolver las impurezas descargadas mediante el uso destructivo de los centros creativos (v.g. pensamientos y sentimientos) de la humanidad y son una tremenda bendición para los seres de los elementos tierra, agua y aire.

El Fuego, en una forma destructiva, ha causado la pérdida de casas, vidas y propiedades. Es por eso que la humanidad abriga-usualmente enterrado en la vestidura etérica-el miedo a la acción del fuego.

El Elemento Aire

Los silfos y sílfides son seres amorosos e inteligentes que sirven incansablemente para mantener la atmósfera de la Tierra lo suficientemente purificada como para que la humanidad pueda vivir sobre su superficie.

Si pudiéramos ver la cantidad de veneno transpirado sólo a través de la exhalación del aire contaminado de los cuerpos físicos de la humanidad en un período de veinticuatro horas,, caeríamos más plenamente en la cuenta y definitivamente con mucha más gratitud del servicio de las sílfides que, veinticuatro horas al día, utilizan los Poderes del Fuego Sagrado para evitar que la humanidad y la vida elemental aprisionada (los cuadrúpedos) se auto-envenenen hasta el punto de llegar a la llamada “muerte” por inhalar constantemente su propia exhalación.

La humanidad puede vivir por más de cuarenta días sin comida y aproximadamente doce días sin agua; pero sólo como tres minutos sin respirar.

El amado Thor mueve grandes masas de aire a los lugares en que más se necesitan, proporcionando brisas refrescantes para aquellos que puedan estarse sofocando en el calor húmedo; hinchando las velas de barcos, dirigiendo las energías purificadoras del Viento del Norte, el cual lleva la nieve, ese bello regalo del Elohim de la Pureza, para cubrir y alimentar ciertas partes de la Tierra, en preparación para una nueva cosecha. En lo relacionado con el Viento del Este, el amado Thor dirige las nubes precipitadoras que llevan la humedad necesaria a las áreas áridas. Thor dirige las suaves y cálidas brisas del Viento del Sur, así como las corrientes absorbentes de humedad que eterealizan la precipitación excesiva, que secan las aguas que se encuentran en lugar equivocado y que devuelven los ríos a su tamaño natural.

El servicio de Aries consiste en suministrar la esencia del aire y los eventos de las edades han hecho necesario que Aries baje la acción vibratoria de los electrones que componen el Elemento Aire a fin de que los pulmones humanos puedan absorberlo, utilizarlo y beneficiarse de su uso.

La actividad de Thor consiste en mover el aire con delicadeza y sabiduría bajo la dirección de Dios a todas partes donde se necesite para darle la mayor bendición posible a la Tierra y su evolución.

En el Aire hay gran cantidad de fuerzas espirituales que el hombre común no utiliza del todo. Algunos llaman “prana” a esta energía espiritualmente estimulante. El prana fue lo que mantuvo a Jesús no sólo durante su ayuno temporal en el desierto sino también a lo largo de su agotador ministerio. El Señor Gautama también utilizó la esencia del prana para mantener con vida su cuerpo físico mientras se encontraba lejos de éste buscando la Verdad mediante la elevación de Su Conciencia.

El hombre promedio de la raza humana responde únicamente a la casi involuntaria inhalación del aliento según lo regulan el Santo Ser Crístico y el elemental del cuerpo. Las inhalaciones cortas, apresuradas y superficiales sostienen la vida y el cuerpo físico, pero hacen muy poco para vitalizarlo y alimentarlo espiritualmente.

En el aire tienen todo lo que se requiere para sostener la forma humana, para vitalizarla, para acelerar la acción vibratoria de los electrones que la componen, y para redimirla.

La respiración rítmica es muy importante. Si mantuviéramos el ritmo natural de nuestro propio ser, sería para nosotros desconocido todo lo relacionado con tensión, angustia, enfermedad o limitación de ninguna clase. Lo que ha ocurrido es que, mediante la discordia y la inarmonía, hemos roto el ritmo de nuestros propios cuerpos internos y nuestro cuerpo físico por lo que ahora nos encontramos sufriendo bajo ciertas presiones.

En eras pasadas muchos individuos aprendieron a utilizar el aliento para sostener la vida en el cuerpo durante largos períodos a fin de ejecutar actos de magia. Al hacerse más osados invocaron algunas sílfides para que los asistieran en la creación de fenómenos que sorprendían a la gente. Así, estas sílfides-al igual que salamandras y ondinas-quedaron atadas a las corrientes de vida de los individuos que las habían invocado, y siguieron a tales individuos durante muchas encarnaciones, volviéndose a menudo en amas de los individuos en vez de sus sirvientas. Los individuos osados y fanfarrones por lo general tienen consigo la presencia de una sílfide de este tipo.

Es importante también la purificación de los cuerpos etéricos de los seres humanos, de manera que cesen de existir los deseos de compeler las fuerzas de los elementales a obedecer al libre albedrío destructivo del hombre.

Las sílfides son reales y a pesar de tanta ingratitud de parte de la humanidad, las sílfides han probado que están dispuestas a servir, al conformar la atmósfera de la Tierra y mantenerla lo suficientemente pura como para que se sostenga la vida humana y la de los Reinos de la Naturaleza.

Servicio de las Sílfides

La humanidad ha utilizado el Aire a través de las eras. Desde el momento en que descendió la Primera Raza Raíz, cada corriente de vida inhalaba libremente aire puro dentro de sus pulmones. Después de la venida de los rezagados de otras estrellas, y después de la aflicción de las sombras creadas por el pensamiento y el sentimiento discordante, cada corriente de vida ha exhalado algún veneno en ese aire fresco y puro preparado por la misma Aries, directora del Elemento Aire, y por los poderosos silfos que trabajan en este servicio. Si se colocara una corriente de vida en una habitación en la cual no hubiera infiltración alguna, tal individuo se auto-destruiría por su propio aliento contaminado.

Hay millardos de corrientes de vida sobre la Tierra que constantemente inhalan Vida, Energía, Vitalidad y Luz y a cambio exhalan sustancia y desperdicios contaminados. Esta es la imposición colocada sobre el aliento de vida a través del pensamiento, sentimiento y conciencia etérica discordante, además del excremento carnal, todo lo cual debe ser purificado y redimido por los Espíritus de la Naturaleza durante las horas de la noche para que el individuo pueda recibir el suministro al día siguiente.

Ese es el servicio que realizan los Elementales del Aire sobre el Planeta Tierra-manteniendo la atmósfera limpia y clara-usando los poderes purificadores del Fuego Sagrado.

Mediante la purificación, este Fuego Sagrado cambia la cualidad del Aire al elevar la vibración del aliento exhalado de los habitantes del Planeta.

Si las sílfides y los Directores de las Corrientes de aire interrumpieran su servicio siquiera por un período de veinticuatro horas, no habría necesidad de métodos ingeniosos de destrucción concebidos por la mente humana para destruir la raza, porque su aliento-no purificado por los elementales del Aire- los asfixiaría en un corto lapso debido al techo colocado alrededor de la Tierra que encierra Su atmósfera.

Dice Aries: “Cuando se levantan a un nuevo día brillante…cuando respiran pura Luz cristalina y cuando sienten sus cuerpos renovados con fuerza y energía…por las pocas personas que siquiera están informadas de este servicio, existen millardos que no lo están. Existen millardos de personas que dan por sentado el Aire, Agua, Luz del Sol y la buena Tierra de Dios-millardos de personas que usan los regalos de los Elementos, haciendo a un lado, como superstición y mitología, la existencia de los Directores de esos Elementos. ¡Más insensato aún-en vez de aceptar una Inteligencia Directora que gobierna estas extraordinarias fuerzas-le atribuyen la regulación de las mareas, de la Luz del Sol, de la cosecha, del Aire, al azar…al ‘albur’!

Desde el negocio u organización religiosa más pequeña hasta el gobierno nacional u Orden Mundial más grande, siempre hay un Foco de Inteligencia que dirige sus actividades-además de otras corrientes de vida que cooperan con Éste en un esfuerzo por llevar a cabo de manera tan exitosa como sea posible el servicio con el cual se comprometieron.

Como es abajo, así es arriba. La Gran Fuente Infinita de Toda Vida-la Primera Causa Universal desde la cual todos entramos a la existencia-tiene Inteligencia, Foco y Forma. Aunque Su radiación es universal, esta Gran Inteligencia, ha delegado a aquellos que hemos calificado para el servicio con Ella, la oportunidad de desarrollar nuestros poderes individuales para ayudar a las evoluciones en diversos planetas.

¿No sería egoísta por parte de Dios, si le negara a Sus criaturas y creaciones la oportunidad de servir con Él para expandir las fronteras de Su Reino?

¿No sería una conducta extraña en un Ser Todo-Amoroso el que insistiera en llevar a cabo la Creación por Su cuenta-sin los esfuerzos cooperativos de Ángeles-Devas, Maestros y Directores del Reino Elemental-empequeñeciendo de ese modo la oportunidad para los demás y su habilidad de servir?

El Dios que nos hizo en el principio nos hizo LIBRES. Nos dio vida desde Su propio Gran Corazón Cósmico-nos dio el poder para pensar, sentir y utilizar Su Propio cuerpo viviente para experimentar con la energía de Vida.

De vez en cuando, tales seres han escogido convertirse en Directores de las Fuerzas de los Elementos. Algunos fueron llamados a este servicio en el Planeta Tierra por Helios y Vesta cuando obtuvieron permiso del Gran Sol Central para crear un Sistema Solar.

El Gran Sol Central encontró tanto a Helios como a Vesta capaces de usar las fuerzas centrípeta y centrífuga con suficiente poder de Amor Divino y control de energía para no sólo crear sino también sostener un esquema planetario.

Helios y Vesta diseñaron un plan para la creación de los planetas de Su Sistema, y lo colocaron en el corazón viviente de una Guardiana Silenciosa Cósmica, quien lo guarda hasta el día de hoy.

Luego vinieron los Elohim, y con Ellos los Directores de las Fuerzas de los Elementos- todos cooperando conjuntamente en la evolución de la vegetación de la Tierra, con el Elemento Agua, el Reino de la Naturaleza y el poder fecundador del Elemento Fuego en cada planeta de nuestro Sistema.

Estos planetas estaban destinados a ser habitados por ciertas chispas-espíritus desde el Corazón de Helios y Vesta, los cuales debían conformar los núcleos de las corrientes de vida que evolucionarían sobre ellos.

Se llamó a Aries para representar, crear y sostener la atmósfera alrededor del Planeta Tierra y mantener purificada, vitalizada y lista para la aceptación, esa energía que la humanidad inhalaría.

Aries y Thor son los Seres cuyo Elemento se mantiene dentro del ciclón, del huracán, del tifón- esos diminutos seres, inteligentes y fieles que están siendo liberados de su aprisionamiento mediante los llamados de la humanidad.

Las corrientes de aire del Planeta Tierra se mueven como ríos. Sus científicos han descubierto esto hasta cierto grado, y planean mandar satélites hechos por el hombre que girarán dentro de esas corrientes de aire. Por medio de éstos esperan explorar la Luna, Marte y otros cuerpos celestiales. Los diseños hechos por el hombre son buenos excepto por el hecho de que el eje de la Tierra está cambiando y a medida que el cambio se dé las corrientes de aire cambiarán también. Por tanto, los satélites hechos por el hombre diseñados para moverse dentro de esas corrientes de aire serán cambiados de igual manera y al perder la atracción de la gravedad de la Tierra se desintegrarían en el espacio exterior.

Esto es algo que el mundo científico en general no sabe y con todos los experimentos que los científicos están haciendo para llegar a los demás planetas del Sistema, es bueno recordar que la Tierra es una Estrella oscura. Los pensamientos, sentimientos y conciencia humana de su gente son tales que se ha colocado un anillo protector de energía a su alrededor, el cual impide que su emanación contamine a los demás planetas del Sistema al cual pertenece. Nada puede pasar ese ‘Anillo-no-pase’ sino Armonía y Amor. Así que los astronautas que tengan planes para salir a otros planetas nunca lo lograrán hasta que lleguen a estar transmutados en naturaleza y convertidos en incapaces de contaminar mediante la radiación de su conciencia humana, las demás partes del Sistema Solar al que pertenece la Tierra.

El proceso de enderezar el eje de la Tierra a su posición original se está llevando a cabo tan cuidadosamente como sea posible, ya que la menor agitación perturbaría las corrientes del océano, los cinturones de gas, la superficie de la Tierra y las corrientes de aire en la atmósfera. Aunque estos cambios Cósmicos están teniendo lugar rítmicamente y de acuerdo a los ciclos cósmicos, los Decretos que la humanidad hace son esenciales no sólo para la paz de la Vida Elemental sino para la seguridad y el confort sin perturbaciones de toda vida que evoluciona sobre el Planeta.

Nos dice el amado Thor, director junto a la Señora Aries del elemento aire: “Por el poder de la dirección de las energías de las corrientes de aire que YO, Thor, envío al norte y al este, al sur y al oeste, llevando humedad, llevando calor y todas las actividades de naturaleza constructiva a través de las sílfides del aire. Yo, Thor, nunca estoy quieto. Esos seres, los poderosos silfos, que trabajan con la amada Aries y conmigo, algunos de ellos crecen hasta asumir proporciones gigantescas. Si Yo fuera a liberar las sílfides del aire que a lo largo de las edades han absorbido las creaciones humanas de los pueblos de esta Tierra antes de que ustedes hayan desarrollado una afinidad con ellas, piensen en las condiciones del elemento aire al tiempo que esas sílfides, sin ser controladas por Mí y por la Señora Aries descargarían su ira sobre aquellos que las han antagonizado a lo largo de las edades. Estamos obedeciendo el Edicto Divino en cuanto a mantener bajo control a cada miembro de los directores del Reino de los seres que sirven bajo Nosotros, hasta que los que representan el Reino Elemental, puedan encontrar verdadero amor y afinidad por la humanidad.

Sigue diciendo Thor: “Yo nunca he sido la causa de un ciclón o un tornado, sino las sílfides del aire que, al igual que los seres humanos y los ángeles aprisionados, tienen libre albedrío hasta cierto punto. Ellas se reúnen, al igual que lo hacen los seres humanos disgustados, en ciertos vórtices en los que construyen mediante sentimientos, pensamientos y conversaciones desagradables un vórtice que se convierte en el “ojo” de un huracán, de un ciclón o de un tornado. Luego, esa energía, desplazándose en cierta dirección, causa destrucción. Uno de tales vórtices se encuentra en el Caribe.

El aire puede ser:

- Su sirviente. Fue el sirviente de los pueblos de antaño. Llenaba las velas de los primeros barcos. El aire es la vida que ustedes inhalan, mediante la cual viven.

- Su amo. Sin aire, sus vehículos físicos perecerían.

Son muchos los pueblos que utilizan el aire para auto-sostenerse sobre la superficie de la Tierra pero ellos sólo descargan contaminación a la atmósfera en vez de BENDECIR a la vida.

Si los planetas no tuvieran atmósfera no podría haber vida humana y los diversos experimentos que la gente está haciendo concernientes a viajes a otros planetas dependen de la investigación científica en cuanto a la atmósfera en, a través y alrededor de dichos planetas.

Los individuos que desean salir al espacio para visitar los diversos polaroides, estrellas y planetas tienen que acelerar a su propia atmósfera.

La atmósfera es una esencia viviente y palpitante mediante la cual todos y cada uno de ustedes tienen vida en la Tierra. Sin ella, no habría vida alguna. Sin los directores de los cuatro elementos y nuestros súbditos no podría haber vida en esta Tierra.

Si la atmósfera fuera eliminada, haría más que todas las ideas desagradables de la era atómica para eliminar la vida de este planeta, pero hemos escogido no hacerlo. Hemos ajustado Nuestra atmósfera para todos y cada uno de ustedes, reduciendo su actividad vibratoria al tiempo que la Tierra se hacía más densa, y dándoles tanto de Nuestro elemento aire como pueden absorber.

El Elemento Agua

Los directores del Elemento Agua son: Neptuno y Lunara.

El Elemento Agua forma un colchón para la superficie de tierra del planeta, y que también conforma la mayor parte de las vestiduras físicas y cuerpos emocionales de los seres humanos.

La acción vibratoria de la sustancia que se requería del Elemento Agua al momento de la Creación, era mucho más rápida que lo que es hoy. Las aguas de los bellos océanos, lagos y ríos eran cristalinas, puras e iridiscentes. Las aguas literalmente “cantaban” y contribuían a la música de la bella atmósfera de la Tierra. Las ondinas estaban felices de servir en un elemento así de bello.

Los pueblos de la Tierra amaban al agua, y gozaban de su servicio purificador y refrescante. Las ondinas y los electrones que comprendían el Elemento Agua amaban a la humanidad y gozaban sirviéndole.

Mal uso del Elemento Agua

La humanidad de la Tierra ha cometido muchas atrocidades en las que utilizó el Elemento Agua para extinguir la vida, no sólo de seres humanos sino de animales también. Muchas corrientes de vida han participado en el hundimiento de barcos o estaban allí cuando se hundieron y donde se afectaba a gran cantidad de personas. Estos registros están en los cuerpos etérico y emocional de la humanidad encarnada, así como también en los vehículos internos de muchos que no han encarnado todavía. Se le tiene miedo al Elemento Agua por haber sufrido o causado que otros sufrieran algunas experiencias tormentosas.

Es importante por lo tanto que hagamos decretos y llamados por la eliminación de todos los registros etéricos masivos de dolor causados por el mal uso del Elemento Agua por toda la humanidad desde la caída del hombre e invocar la Ley del Perdón sobre toda corriente de vida que consciente o inconscientemente haya utilizado destructivamente el Elemento Agua. Esto además provocará que el cuerpo emocional de la humanidad experimente un tremendo alivio del malestar que siente. El Elemento Agua en sus cuerpos físicos también será purificado, y se les quitará mucho malestar de sus vehículos físicos.

Las sequías excesivas, las inundaciones repentinas, la distribución dispar de la precipitación del agua, todo se debe al abuso humano del Elemento Agua. Todo esto se puede remediar mediante la cooperación de ustedes.

La sustancia del agua, en cooperación con Virgo y el Poderoso Helios, les han posibilitado a ustedes todas sus cosechas; y el regalo del agua dentro de su cuerpo les ha dado la capacidad de sentir.

Las ondinas han servido a la humanidad desde que Inmaculata y los amados Elohim inicialmente crearon este Planeta. A las profundidades de los mares han ido todos los tipos de vida- incluyendo continentes enteros- en busca de la esencia purificadora de la sal en las aguas. Cuando a los continentes les toque volver a hundirse y luego surgir nuevamente en purificación, verán la sustancia cristalina que a lo largo de las eras bajo las aguas del mar hemos utilizado para volver a hacer bellos, brillantes y resplandecientes a esos continentes, tal cual eran antes que la humanidad los contaminara.

El color natural del Elemento Agua es un azul hermoso, con tonalidades de aguamarina, pero debido a la misma actividad que temporalmente ha sobrecargado la acción vibratoria de todos los otros Tres Elementos, las grandes Aguas han cambiado de color tanto por las diferencias del clima como por la contaminación, pero algún día las verán volver a ser cristalinas, esas Aguas que fueron predestinadas por el Padre como un regalo de refrescamiento, de ablución y como un regalo para acolchonar los continentes y dar belleza mediante el reflejo de las grandes montañas y sus lagos.

El Elemento Tierra

Los Directores del Elemento Tierra son los amados Virgo y Pelleur. Los habitantes de este Elemento son los Gnomos.

En el llamado de Helios y Vesta para asistir a los Elohim en Su tarea de crear el Planeta Tierra Pelleur se ofreció para crear la “Ley de la Gravedad”, la cual varía a través de las edades según el peso y acción vibratoria de los pueblos, y para crear el tirón magnético que mantiene a continentes y a islas en su lugar. Virgo se ofreció a moldear la sustancia vital universal en el diseño creado por Helios y Vesta que reposaba en el seno de la Guardiana Silenciosa. Virgo trabajó con los Seres de cada una de las Cuatro Estaciones, con los Grandes Seres que le dieron alma a las montañas y colinas, a los fértiles valles, a los árboles, arbustos y flores y los pequeños gnomos cuya actividad está dentro del cuerpo de la misma Tierra. Cuando encarnaron los primeros miembros de la raza humana, la Tierra estaba galardonada con sus más fragantes flores. La sustancia de la Tierra era cristalina, pura, iridiscente y se podía distinguir fácilmente la pulsante radiación desde el centro de la Tierra.

Después que llegaron los rezagados de otras estrellas, la acción vibratoria de la humanidad comenzó a decrecer, y su cuerpo físico se volvió más pesado y los excrementos de los cuerpos físicos comenzaron la creación del suelo. Cuando los pensamientos y sentimientos oscuros de estos visitantes comenzaron salir hacia la atmósfera, crearon una efluvia que, con el tiempo, penetró en la conciencia de la gente de la Tierra. Esto, bajó la acción vibratoria de los electrones que conformaban los átomos de los cuerpos mental, emocional y etérico de la gente, y, como todas esas vibraciones encuentran su depositario final en la carne, fue inevitable que los cuerpos carnales de los habitantes de la Tierra se empantanaran igualmente. Se comenzaron a generar resentimientos y rebeliones contra los inconsiderados y egoístas miembros de la raza humana que usaban el cuerpo de la Tierra, las riquezas de sus cordilleras, las cosechas…, sin dar nada en retorno salvo desperdicio y excremento.

Los gnomos, al igual que todos los seres de la Naturaleza, son imitadores en extremo y justamente por su voto de obediencia al hombre reflejan como un espejo lo que ven. Muchos de los amorosos y delicados gnomos etéreos se volvieron formas distorsionadas, traviesos en naturaleza, y gozaban haciéndole trucos a sus verdugos humanos. Algunos de los más grandes Espíritus de Montañas, al contagiarse del espíritu de rebelión, comenzaron a escupir fuego, humo y lava derretida, creando un gran desconcierto y causándole muerte y destrucción a la raza humana. Toda la actividad volcánica pasada y presente se debe a tal antipatía que los espíritus de la Tierra sienten por los pueblos a quienes habían venido a servir con tanto amor.

La Tierra ha sufrido mucho por causa de la humanidad. Los cuerpos putrefactos de los muertos han sido colocados dentro de la Tierra, donde le ha tocado a los gnomos la desagradable tarea de completar la disolución de vehículos contaminados, los cuales habían alcanzado tal estado de imperfección que el Santo Ser Crístico y el elemental del cuerpo ya no podía seguir usándolos para ningún uso constructivo. Gracias a Dios que en el hemisferio occidental se está volviendo a reconocer la cremación como un medio aceptable de disponer de los cascarones terrenos gastados.

Invoquemos la Ley del Perdón por todo el mal uso de los regalos de la Tierra, por todas las torturas conscientes o inconscientes infligidas sobre los gnomos y los Espíritus de la Naturaleza por toda la humanidad. Invoquemos también la Ley del Perdón por todo el desasosiego y desastre, así como también por las travesuras causadas por las rebeliones, resentimientos y odios de los seres de la Tierra por la humanidad.

Nos dice la amado Virgo: “Bendigan la superficie de tierra del planeta y a los gnomos que están en su interior; y estén indudablemente agradecidos por todos los seres que en su mayoría sirven sin ser vistos, no sólo a su alrededor, sino que componen la mismísima estructura de sus cuerpos físicos, una y otra y otra vez a medida que ustedes reencarnan.”

Dice el amado Pelleur: “ YO SOY Pelleur, el poder de hecho que sostiene la Tierra en su sitio en el sistema solar. Salgan ahora del letargo a la Luz y comprendan que la mismísima Tierra aún con el eje torcido, no permanecería en este orbe ni tampoco lo harían las almas que pertenecen a este planeta, si no fuera por el poder cohesivo de Mi Amor que la ciencia escoge denominar ‘el tirón de la gravedad’ de la Tierra. Considérenlo. Cuando ustedes ponen sus pies uno después del otro en una tarea asignada si no hubiera un poder cohesivo que es el poder del Amor Divino bajo sus pies, ustedes saldrían volando por el espacio. Ese Amor es la sustancia de hecho sobre la cual ustedes se paran. Es la sustancia que compone las sillas sobre las cuales se sientan. Es el Amor que sostiene a todos los seres que pertenecen a esta evolución y que han sido aceptados por esta evolución en la órbita de la Tierra. Es ese Amor lo que ha aceptado una y otra vez el excremento de la vida humana, y con bondad lo ha transmutado a Pureza y Perfección.

Es así como representamos (v.g.Virgo y Pelleur) el Poder de Contracción y Expansión. La Tierra respira y a través de sus múltiples poros emana la Luz Rosa desde su centro. Cuando la Tierra no respira y en ciertas partes donde se ha dado una gran destrucción la Tierra no respiraba en esa ocasión ¿qué queda? Pues, arenas del desierto donde nada puede crecer, o pantanos estériles. Todo esto está en proceso de redención.

¿Les gustaría que, durante veinticuatro horas diez millardos de personas utilizaran el cuerpo físico de ustedes según les viniera en gana? Creo que no. Luego, piensen cómo Nosotros, los Directores de los Elementos, junto con nuestros grandes Reinos, Nos sentimos cuando con toda paciencia hemos dado la vida de nuestros mismísimos cuerpos, para ver cómo se les usa de manera tan imperfecta. Es en el AHORA, en el HOY, que pedimos que se establezca la Paz entre ustedes y los Seres de la Naturaleza.”

DECRETOS POR LOS CUATRO ELEMENTOS

1) INVOCACIÓN Y GRATITUD AL AMADO REINO ELEMENTAL

A través del Santo Ser Crístico dentro de nuestros corazones y del corazón de la humanidad en pleno, enviamos océanos de gratitud y amor al amado Reino Elemental por el gran Confort, Belleza y Suministro abundante que trae a nuestro mundo.

Amados Helios, Vesta y salamandras del fuego; amados Aries, Thor y sílfides del aire; amados Neptuno, Lunara y ondinas del agua; amados Pelleur, Virgo y gnomos de la tierra; y amada Inmaculata, Guardiana Silenciosa del planeta Tierra.

¡Invocamos la Asistencia Cósmica y ayuda amorosa de todos Ustedes para devolver al planeta Tierra la gran Belleza y Perfección que una vez conoció!

Apelamos a Ti, amado Gran Señor MaháChohán para que CARGUES (X3) Tu gran Poder Equilibrador dentro de los Seres del Reino de la Naturaleza, de manera que todos estemos en PAZ dentro de Tu gran Llama Equilibradora de Vida!

Amada Virgo, querida Madre Tierra, te amamos por Tu dulce hospitalidad a lo largo de las edades. Que la humanidad tenga reverencia por la sustancia Elemental que comprende Tus vestiduras, caminando con alas de Amor de manera que toda pisada deje una huella de Luz, acariciando a los queridos Elementales y devolviendo esta querida Tierra al orbe brillante que una vez fue!

¡Así lo decretamos…EN EL MÁS SAGRADO NOMBRE DE DIOS “YO SOY”!

2) DECRETO POR EL MAL USO DEL ELEMENTO FUEGO

YO SOY”(X3) la Ley del Perdón y la Llama Transmutadora de los Maestros Ascendidos de todo el mal uso del Elemento Fuego por mí y por toda la humanidad a través de las edades.

Amada Presencia de Dios “YO SOY” y amada Astrea, atraigan a su Círculo y Espada de Llama Azul la causa y núcleo de todo temor al fuego, temor al aire, temor al agua y temor a la tierra, y transmútenlo a Iluminación, Comprensión y Uso del Fuego Sagrado de los Maestros Ascendidos.

Amados Helios y Vesta, Zarathustra y todos los Seres que están a cargo del elemento Fuego, los amamos, los bendecimos y les damos gracias al igual que a las salamandras por su servicio a nosotros y a toda la humanidad a lo largo de las edades. Pedimos que todas las actividades destructivas del elemento fuego sean transmutadas al Fuego Sagrado del Amor de Dios, para producir una pureza y una perfección eternamente sostenidas por doquier en nuestra Tierra ahora para expandirse por siempre y envolver al mundo hasta que todos seamos ascendidos y libres. ¡TODOPODEROSO “YO SOY”! (X3).

3) DECRETO POR LAS SILFIDES Y EL MAL USO DEL ELEMENTO AIRE

Amada Presencia de Dios “YO SOY” en mí y en toda la humanidad, amado Maestro Ascendido Saint Germain, FLAMEA (X3) tu Llama Violeta Transmutadora y libera a toda sílfide de las tendencias y deseos de seguir los patrones destructivos establecidos por la humanidad. “YO SOY” (X3) la Ley del Perdón y la Llama Transmutadora de todos y cada uno de los miembros de esta evolución que consciente o inconscientemente hayan utilizado el Elemento Aire o las sílfides para un propósito egoísta o destructivo. “YO SOY” (X3) la Ley del Perdón y la Llama Transmutadora de los Maestros Ascendidos por todo el mal uso del Elemento Aire por mí o por cualquier miembro de la humanidad este encarnado o desencarnado.

4) BENDICION DEL ELEMENTO AIRE

Amada Presencia de Dios “YO SOY” en mí y en toda la humanidad, amados Thor y Aries, los amamos, los bendecimos y les damos gracias.

Bendecimos los Vientos del Norte, los Vientos del Sur, los Vientos Orientales y los Vientos Occidentales, así como a las sílfides del aire que son sus Mensajeras, pidiendo que todas las actividades destructivas del aire sean transmutadas mediante la Llama Violeta Transmutadora y que nunca jamás vuelva a participar el Elemento Aire en ciclones, tornados, huracanes y ninguna actividad destructiva. Les damos gracias.

5) BENDICION DEL ELEMENTO AGUA

Amada Presencia de Dios “YO SOY” en mí y en toda la humanidad, amados Neptuno y Lunara, LOS BENDECIMOS (X3), y les damos las gracias a Ustedes y a todos los seres del elemento agua, a todas las ondinas que alguna vez nos hayan servido a nosotros y a toda la humanidad, que están sirviéndonos ahora o que alguna vez habrán de servirnos. Bendecimos al Elemento Agua en todas partes, así como a las benditas ondinas que son sus Mensajeras, pidiendo que todas las actividades destructivas del elemento agua sean transmutadas mediante la Llama Violeta Transmutadora, y que nunca jamás vuelva el Elemento Agua a participar en huracanes, tifones, maremotos o ninguna actividad destructiva. Les damos gracias.

6) DECRETO POR EL MAL USO DEL ELEMENTO AGUA

Amada Presencia de Dios “YO SOY” y amada Astrea, atrae a Tu Círculo y Espada de Llama Azul todo registro etérico de zozobra causado por el mal uso del elemento agua por mí y por todos los seres humanos desde la creación de la discordia humana en nuestra Tierra. FLAMEA (X3) el Amor del Fuego Violeta de Liberación a través de ella y TRANSMÚTALA (X3) totalmente en perfección y en la Victoria del Plan Divino llevado a cabo. Les damos gracias.

7) BENDICION DEL ELEMENTO TIERRA

Amada Presencia de Dios “YO SOY” en mí y en toda la humanidad, amados Pelleur y Virgo, LOS BENDECIMOS (X3), y les damos las gracias. Bendecimos a todos los gnomos y Espíritus de la Tierra que son sus Mensajeros, así como también bendecimos a todos y cada uno de los átomos de tierra en este planeta, pidiendo que todas las actividades destructivas del Elemento Tierra sean transmutadas por la Llama Violeta Transmutadora, y que nunca más vuelva el Elemento Tierra a participar en terremotos ni en ninguna otra actividad destructiva.

Les damos gracias y conscientemente aceptamos esto como ya realizado con el pleno Poder, eternamente sostenido, todopoderosamente activo, siempre en expansión y envolviendo al mundo, hasta que todos seamos ascendidos y libres. ¡TODOPODEROSO “YO SOY”! (x3)

8) DECRETO DE PURIFICACION DE LOS ESPIRITUS DE LA NATURALEZA

“YO SOY” (x3) la Ley del Perdón y la Llama Transmutadora de los Maestros Ascendidos de todas las acciones humanas dañinas infligidas sobre los gnomos y los Espíritus de la Naturaleza por mí y por todos y cada uno de los seres humanos.

¡LIBERA! (X3) a todos y cada uno de los Espíritus de la Naturaleza, a los gnomos, sílfides, ondinas y salamandras de toda influencia destructiva de la humanidad, y a los espíritus de la tierra de toda memoria de tal asociación, dirección y actividades destructivas!

Aceptamos este llamado como ya realizado en el Más Sagrado Nombre de Dios “YO SOY”.

9) DECRETO DE GRATITUD PARA CON EL ELEMENTAL DEL CUERPO

En el Nombre, Amor, Sabiduría y Autoridad de la Amada Presencia de Dios “YO SOY” en mí, de ni amado Santo Ser Crístico y del de todos los seres humanos; en el nombre de Jesucristo Ascendido, doy un reconocimiento amoroso, reconocida gratitud y amor al Elemental de mi cuerpo, y a los que animan a todos los seres humanos, e invoco las bendiciones de Paz y Salud de Dios para que fluyan a través del Elemental del Cuerpo AHORA con el Poder Cósmico siempre en aumento, hasta¡ que el Amor y la Paz, la Salud y las Bendiciones y Misericordia de Dios se manifiesten para y a través de toda la humanidad en todas partes!

¡Que así sea en el Nombre de Dios “YO SOY”¡

Tomado del Libro “El Control de los Elementos”.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada